EJERCICIOS ESPIRITUALES Y CONFESIONES


 

DOMINGO II: LA TRANSFIGURACIÓN. TIEMPO DE ILUMINAR


Liturgia de la Palabra 

Primera Lectura: Génesis 15, 5-12. 17-18                                                                                                             

Salmo 126: El Señor es mi Luz y mi Salvación                                                                                                              

Segunda Lectura: De la Carta a los Filipenses 3, 17-4,1                                                                               

Evangelio: San Lucas 9, 28-36 

                                                                                                                                                                             Para comprender el texto

La transfiguración de Jesús tuvo lugar en una montaña, con fulgor y resplandor, bajo una nube, con personajes del AT, y escuchándose una voz que venía de lo alto.

1)      El cambio exterior que se produce en Jesús, no pretende anticipar y confirmar su futura gloria de resucitado, como a veces se comenta. Su función más bien consiste en confirmar a Jesús en su identidad y misión. El camino que ha elegido, su estilo de vida y mensaje es lo que Dios quiere. Hay dos elementos que lo corroboran: primero, la aparición de Moisés y Elías conversando con Él; segundo, la voz que sale de la nube.

 

Moisés y Elías representan a la Ley y los Profetas. Conversan con Él acerca de su partida, de su muerte que iba a completar en Jerusalén. La simbólica de estos Moisés y Elías expresa que, al fin y al cabo, padecer o morir era la suerte del Mesías según toda la Escritura mientras tanto sus acompañantes estaban dormidos. Solamente se espabilan al ver su gloria. Es lo único que les importa. Y al darse cuenta de que se aleja la visión, Pedro quiere detener el tiempo, quiere hacer perdurar la escena.

 

 Como todas las teofanías, la transfiguración tiene su punto culminante en la voz que sale de la nube, que es el símbolo de la presencia divina. Los discípulos al sentirse envueltos por ella, se asustan; pero es ahí donde son aleccionados sobre lo que se resisten a aceptar: Dios confirma en Jesús en su identidad y en su misión, y revela a los discípulos que ése, cuya enseñanza no aceptan y cuyos gestos les inquietan, es el Hijo, el Elegido el Mesías a quien hay que escuchar. El modelo de persona y de Mesías es Jesús y no otro. Dios lo pone como norma de vida y de seguimiento para todos.

 

2)      La transfiguración desvela el sentido profundo de los acontecimientos, pero no dispensa a los discípulos de vivir la realidad en su dureza y ambigüedad. Independientemente de lo que Pedro pueda desear, la visión termina muy pronto y deja a todos frente a la realidad cotidiana. Es preciso que los discípulos afronten el mensaje y el camino de Jesús.

 

Hoy también los cristianos tienen que afrontar la realidad. Nadie puede refugiarse de continuo en la montaña, en la visión de Dios, en la oración. Las experiencias espirituales no son para separarnos de la realidad, sino para ayudarnos a discernir y a afrontar la historia con toda su profundidad, para ayudarnos a seguir a Jesús y proseguir su causa.

Sugerencias para orar

 

Introducirse en la escena de forma activa: La transfiguración pasa a través de la prueba, de un rostro desfigurado por la angustia y el terror, por el sudor y la sangre, por los golpes, por los salivazos. La gloria pasa a través de la prueba del abajamiento, de la persecución, de la condena, de las burlas, de una muerte atroz. El discípulo no puede inventarse un camino privado, que evite subir al monte calvario. Es necesario aceptar el mismo itinerario del Maestro, recorrerlo juntos.

 

·         Creer en Jesús, en su vida y mensaje: Ver si todavía sigo sin entender, si me resisto a creerle y seguirle, si todavía quiero hacerlo a mi medida. Recordar las manifestaciones de Dios en mi vida:

 

·         Recordar las manifestaciones de Dios en mi vida: Mis experiencias más profundas de Él. Revivirlas, gozarlas, agradecerlas.

 

·         Ver si Dios se me hace presente en el corazón del mundo: En medio de los conflictos de la historia, o lo busco en otros lugares y realidades

 

 

 




Consulta la edición más reciente del Periódico Parroquial.